¿Necesitas una amoladora? Descubre todo lo que necesitas saber!

¿Necesitas una amoladora? Descubre todo lo que necesitas saber!

¿Sabías que las radiales también son conocidas como amoladoras? Pues sí, en el mercado una radial o amoladora es una de las herramientas con más posibilidades que podemos encontrar. Nos permite realizar tanto trabajos profesionales, como aquellos de bricolaje que no requieren la necesidad de ser experto.

A la hora de decidirte por una amoladora tendrás que elegir aquella que mejor se adapte al trabajo que quieres realizar. ¿Estás preparado para analizar a fondo esta herramienta? Pues no te vayas y sigue leyendo, te descubro algunos tips esenciales para no equivocarte.

¿Para qué sirve una amoladora?

Una radial es una herramienta eléctrica y manual, diseñada para cortar, lijar o debastar diferentes tipo de materiales mediante la utilización de diferentes tipos de discos.

Contiene un motor eléctrico de alta potencia conectado a engranajes reductores o al eje del motor. Mediante un motor que hace girar un disco intercambiable permite cortar todo tipo de materiales con una alta precisión. No son complicadas a la hora de su uso pero sí que comportan ciertos riesgos que hay que tener en cuenta, pues si la utilizas debes  hacerlo con algunas precauciones.

¡Quiero comprar una amoladora! ¿Qué voy a encontrarme en el mercado?

En el mercado podemos encontrar, principalmente, dos tipos de radiales: las miniamoladoras y las amoladoras. ¿Intuyes cuál es la diferencia esencial?Exacto, el tamaño y la potencia.

Miniamoladoras

¿Eres un amante del bricolaje? ¿Un manitas en casa? Pues esta es tu radial perfecta. Sus características son muy completas pero su tamaño es más compacto que la amoladora, siendo de utilidad para la mayor parte de las tareas caseras de bricolaje.

Sus discos tienen un tamaño entre 115-125mm, al ser más compactas. Y su potencia alcanza entre los 500-800W. ¿Necesitas cortar perfiles de metal, cepillar, lijar o debastar pequeñas superficies? Esta es tu solución perfecta.

Amoladoras

Aquellas que se utilizan, sobretodo, de forma profesional. Puedes cortar, debastar materiales de una mayor dureza. Los resultados del trabajo son cortes más limpios y rectos.

Los discos que se utilizan en la amoladora varían entre 180 y 230mm y su potencia es mayor, alcanzando los 2.600W.

Además de esa distinción podemos dividir las amoladoras en:

  • Eléctricas
  • Autónomas (a batería). En mi opinión estás irán dejando en un segundo plano a las eléctricas.

Dentro de estos tipos tenemos diferente medidas dependiendo del disco que lleve cada una de ellas:

  • Radial pequeña, disco de 115mm o 125mm
  • Radial mediana, disco de 178mm
  • Radial grande, disco de 230mm

 

Conozco lo que me ofrece el mercado ¿Qué radial elijo?

Dependiendo del tipo de trabajo que quieras hacer seleccionarás la radial que más se ajuste a las necesidades, tenemos que tener en cuenta varios aspectos:

  • Eléctrica o Batería. Las radiales eléctricas disponen de mucha más potencia que las de batería, pero no disponen de la libertad de uso de las radiales de batería o autónomas.
  • Potencia. Dependiendo de si es una radial grande o pequeña la potencia varía desde los 500W a los 2200W. Cuanto mayor potencia tiene, mayor rapidez, capacidad de trabajo y poder de corte.
  • Tipo de arranque. En el mercado existen radiales con arranque progresivo (más suave) que son muy útiles para determinados trabajos. Además mejora la seguridad del usuario y aumenta la duración de la máquina.
  • Revoluciones. Si la amoladora permite una regulación de estas revoluciones es muy útil para adaptarse a los distintos tipos de trabajos.

(*) Las revoluciones de una radial son las veces que el disco da una vuelta completa por minuto.

  • Tamaño del disco. En función del tamaño del disco deberás elegir aquella que mejor se adapte a éste. Desde discos de 115mm hasta 230mm.

 

Ya tenemos la radial ¡Elijamos los accesorios!

Con una radial se puede cortar, lijar o pulir prácticamente cualquier tipo de material siempre que utilicemos el disco apropiado para ello. Es recomendable utilizar discos de calidad ya que la radial es una máquina que, como hemos dicho, tiene bastantes revoluciones y si el accesorio que utilizamos no es bueno se puede romper ocasionándonos algún tipo de corte.

Con la radial podemos cortar madera, porcelánico, metal, plástico, azulejos, ladrillos….

Se puede lijar o pulir también todos los materiales anteriormente mencionados siempre utilizando el disco apropiado

Tipos de discos en función del trabajo a realizar:

1. Cortar

Los discos idóneos para esta función son muy afilados y, gracias a la potencia del motor, facilita cortar cualquier

tipo de material.

Cortar metal o acero inoxidable: disco muy fino que permite cortar el metal con alta precisión. Suelen durar poco debido al desgaste que sufren con el cortado.

Cortar aluminio: se trata de un disco dentado que facilita el corte de todo tipo de material de aluminio.

Disco de piedra: se caracterizan por su gran durabilidad y poder de corte. Con ellos podrás cortar azulejos, cerámica, mármol, entre otros materiales del mismo tipo.

Cortar madera: estos discos no están pensados para serrar madera, debido a su velocidad de giro, estos discos la pueden quemar. Pero, en la actualidad, hay algunos que permiten cortar la madera de una forma óptima (maderas no demasiado gruesas)

2. Decapar

Las amoladoras también pueden desempeñar esta función, pero hay que tener mucho cuidado con la superficie y tener en cuenta la potencia de la radial que estamos empleando. Se trata de un trabajo muy delicado.

3. Lijar

Para ello deberás acoplar a la amoladora un disco apto para pulir madea, metal, o cualquier otro material.

4. Pulir rebordes

También encontramos en el mercado discos que nos permitirán pulir los bordes después de una actividad de corte. Así finalizaremos el trabajo de una forma profesional.

 

 

Descargar nuestra App

 

Seguridad para utilizar amoladoras

La radial es una herramienta muy útil, pero tenemos que tener una serie de precauciones, para así evitar cualquier accidente no deseado. Es necesario dotarse de un sistema de protección y seguridad para favorecer tu integridad física.

  • Utilizar gafas y guantes de seguridad.
  • Mandil de cuello grueso y mascarilla antipolvo.
  • Protección auditiva.
  • Colocar pantallas de protección para evitar proyección alrededor de la zona de trabajo.
  • Desconectar la maquina cuando vamos a cambiar el disco.
  • No dejar la radial encendida en el suelo.
  • Elegir el disco apropiado para cada trabajo y limpiarlo constantemente con un paño húmedo para evitar rastros de polvo u otros residuos con los que estamos trabajando.
  • No dejar al alcance de los niños.

 

 

¿Qué te ha parecido el artículo?

Anímate y déjanos tus comentarios o sugerencias

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Esta web utiliza cookies. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar